NASA Image of the Day (Large)

Inges Aerospace Visora A Antioquia-Colombia

Antioquia-Colombia Como la Mas Educada en Ciencia, Ingeniería, Tecnológía, Innovación, Educación, Creatividad, Emprendimiento e Industria AeroEspacial Es un Estilo y Una Forma de Vida

sábado, 17 de marzo de 2012

Apartes de la Charla de la Sociedad Julio Garavito - Sábado 17 de Marzo de 2012:Charla: "Iván Illich y su Replanteamiento de la Tecnociencia"





Resumen:"Que el modo de producción capitalista y la sociedad industrial pasan por una crisis sistémica sin precedentes es un hecho fehaciente para intelectuales como Leonardo Boff, Harald Welzer y James Lovelock, entre otros. No obstante, la naturaleza de esta crisis suele desconocerse no sólo por parte del hombre de la calle, sino, así mismo, en los mentideros universitarios, académicos y empresariales, en los cuales cabe observar posturas de negacionismo al respecto, incluida la realidad de la fluctuación climática mal denominada como cambio climático y calentamiento global. Tal negacionismo obedece a una comprensión insuficiente y deplorable de los límites al crecimiento económico impuestos por las leyes naturales, especialmente aquellas de la Termodinámica.


Ahora bien, diagnósticos como los de Boff, Welzer y Lovelock no son nuevos. Por ejemplo, recordemos los establecidos por el inolvidable Carl Edward Sagan en su bello libro Cosmos y ampliados más tarde en Un punto azul pálido. Más atrás en el tiempo, topamos con los lúcidos juicios de Carnot, Fourier, Vernadsky, Saussure, Hölderlin y Arrhenius, en el siglo XIX. En las primeras décadas del siglo XX, no podemos pasar por alto los aportes de Oswald Spengler, en La decadencia de Occidente, y los de José Ortega y Gasset, en La Rebelión de las masas, Meditación de la técnica y Misión de la Universidad.

En el contexto latinoamericano, brilla con luz propia, pese al oscurecimiento en que han procurado mantenerla los inconfesables intereses académicos, gubernamentales y empresariales, la obra de Iván Illich y su escuela merced a su actividad investigativa desplegada desde el Centro Intercultural de Documentación (Cidoc), que estuvo ubicado en Cuernavaca, México, por varios años. Desde allí, se llevó a cabo un análisis lúcido de las crisis y contradicciones del modo de producción capitalista y la sociedad industrial, al punto que Illich está considerado como el crítico más lúcido al respecto, reflejo de su genialidad indiscutible. Su obra está compendiada en una idea fuerza de muy amplio alcance: la convivencialidad. Con este concepto, se procura recuperar tanto la autonomía de los seres humanos como el respeto hacia la naturaleza merced a la salvaguarda de los ámbitos de comunidad y el cultivo de los valores de uso.

En lo operativo, se trata de un concepto de amplias posibilidades para el buen funcionamiento de asociaciones científicas y culturales que procuran superar los límites y contradicciones de los esquemas educativos escolarizados, como es el caso de las asociaciones dedicadas a la Astronomía y campos afines. Pero, más aún, el concepto de convivencialidad ofrece claves importantes para atravesar el cuello de botella de la crisis civilizatoria actual, con su economía de vaquero, de suerte que la Humanidad tenga una segunda oportunidad sobre la Tierra. Después de todo, la comprensión del sistema complejo Tierra exige un conocimiento fuertemente interdisciplinar, no sólo el de la Astronomía y la Biología. No basta con pegar el ojo a un telescopio o unos prismáticos. Entretanto, esta civilización marcha con frenesí hacia el despeñadero".