NASA Image of the Day (Large)

Inges Aerospace Visora A Antioquia-Colombia

Antioquia-Colombia Como la Mas Educada en Ciencia, Ingeniería, Tecnológía, Innovación, Educación, Creatividad, Emprendimiento e Industria AeroEspacial Es un Estilo y Una Forma de Vida

viernes, 11 de abril de 2008

Julio Garavito Armero



http://pages.infinit.net/internet/jga/jgatext.htm


Julio Garavito Armero
Un Valor Colombiano


Estudioso muy precoz de las ciencias y las matemáticas, obtuvo sus títulos de Matemático y de Ingeniero Civil en la Universidad Nacional de Colombia. En 1892 fue director del Observatorio Astronómico Nacional. Sus trabajos de investigación fueron publicados en Los Anales de Ingeniería, revista dirigida por él desde 1890 y por espacio de siete años.

En su juventud estudió en la Fundación Colegio Mayor de San Bartolomé pero en 1885 interrumpió sus estudios a causa de las numerosas guerras civiles que azotaron el país. Durante la Guerra de los Mil Días, Garavito fue parte de una sociedad secreta y científica llamada El Círculo de los Nueve Puntos, donde para entrar debía resolver un problema original del Teorema de Euler, grupo que funcionó hasta la muerte del propio Garavito y que hacía tertulias científicas en medio de las libaciones de café.

Como astrónomo del Observatorio, realizó numerosos descubrimientos útiles, como la ubicación latitudinal de Bogotá, los estudios de los cometas que pasaron por la Tierra entre 1901 y 1910 (este último, el Halley), el eclipse solar de 1916 (visto en buena parte de Colombia), entre otros. Pero quizás su aporte más importante fue el estudio de la Mecánica Celeste, que finalmente se convertiría en el estudio de las fluctuaciones lunares y su influencia en los comportamientos temporales, climáticos, hídricos y de los hielos polares, así como la aceleración orbital terrestre, asunto que sería corroborado después.

También trabajó en áreas como la física óptica, labor que quedó inconclusa a su muerte; y la economía, gracias a lo cual ayudó a recuperar a su país de la durísima guerra civil que pasó por su época, como el papel moneda en valor efectivo y no convencional. Para ello, realizó conferencias y congresos de economía, además de estudiar los ciclos de riqueza y las influencias humanas de cómo afectar la economía como la guerra o la sobrepoblación.

Posteriormente, fue jefe de la Comisión Corográfica, creada con el fin de promover el desarrollo de los ferrocarriles colombianos y la delimitación de la frontera con Venezuela.

Se opuso a la Teoría de la Relatividad de Einstein, probablemente por opiniones vagas, opuestas y contradictorias acerca de esa teoría y su influencia en la ciencia clásica. Garavito fue muy conservador a la hora de de opinar sobre los conocimientos científicos. Fue digno representante de la ciencia colombiana de finales del siglo XIX y comienzos del XX: estaba, por un lado, parcialmente aislado de sus colegas en otros países -jamás asistió a un congreso internacional- y por otro, se encontró en un ambiente cultural interno completamente apático e indiferente. Poseía una genuina admiración por la mecánica newtoniana y llegó a creer de buen modo que la mecánica celeste ya había dado su última palabra en desarrollo. Igual opinaba de la ciencia astronómica (1920).

En 1970, la Unión Astronómica Internacional le dio su reconocimiento bautizando uno de los cráteres lunares (ubicado en el lado oculto) en su honor (situado al Noroeste y Noreste entre los cráteres Koch y Oresme respectivamente) Ver su nombre en la lista de los cráteres de La Luna en la página de "National Aeronautics and Space administration"(NASA)de los Estados Unidos de América [1] y es comparado con dos importantes científicos colombianos del siglo XIX: José Celestino Mutis y Francisco José de Caldas.

Como un homenaje al ingeniero Julio Garavito, el Banco de la Republica de Colombia incluyó su imagen en los billetes de $20.000 pesos.


Obras: Evolución en la distribución de la riqueza y fundamento científico del impuesto
Seguro agrícola
Causa Principal de la Guerra Europea